Preliminares del Sínodo de la Sinodalidad y Las 5 Dudas de Los Cardenales

EXPOSICIONES PRELIMINARES

En ver de la celebración de la asamblea general ordinaria del Sínodo de la Sinodalidad que comienza el 4 de octubre de 2023, el Vaticano publicó en el 2 de octubre de 2023, el texto completo de la respuesta que el Papa Francisco envió a las cinco dubia presentadas por cinco cardenales en julio pasado sobre temas de doctrina y disciplina.

Estos cinco cardenales, los quienes provenientes de distintos continentes, son Los Cardenales Juan Sandoval Íñiguez (México), Robert Sarah (Guinea), Joseph Zen Ze-kiun (China), Raymond Leo Burke (Estados Unidos) y Walter Brandmüller (Alemania).

El Concepto de “Dubia”:

Estas dubia fueron presentadas en preguntas formales ante el Papa y el Dicasterio para la Doctrina de la Fe (DDF) con el fin de obtener una respuesta de “sí” o “no”, sin argumentación teológica.

Y también tienen las “dubia” como objetivo buscar aclaraciones sobre cuestiones de doctrina o enseñanza de la Iglesia.

Por clarificación, la palabra “dubia” viene de latín. “Dubia” es la forma plural de “dubium”, la que significa “duda”.

Las Primeras Preocupaciones:

En primer lugar, Después de enviárselas al Dicasterio para la Doctrina de la Fe el 10 de julio de 2023, los cardenales recibieron una respuesta del Pontífice un día más tarde, el 11 de julio.

Ya que la respuesta del Papa no seguía la práctica de las respuestas a las dudas, lo que se llama “responsa ad dubia” en latín, en la que el Pontífice responde con una afirmación o negación a las cuestiones planteadas, los cardenales decidieron a reformular sus preguntas en una nueva misiva dirigida al Santo Padre, con el fin de obtener una respuesta clara basada en la doctrina y disciplina perennes de la Iglesia.

Así que, estas “dubia” reformuladas fueron enviadas el 21 de agosto de 2023, hasta el 2 de octubre de 2023, cuando el Papa Francisco por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe (DDF) hizo público su respuesta.

Muy notable también es el hecho de que Los cardenales no hicieron público la respuesta enviada por el Papa Francisco con fecha 11 de julio, porque la consideraron que sólo estaba dirigida a ellos y no estaba destinada al público.

Sínodo de la Sinodalidad
Sínodo de la Sinodalidad

LAS “DUBIA” BIEN DESARROLLADAS

(a) Relacionados con el Desarrollo Doctrinal:

Dubium sobre la afirmación de que la Revelación Divina deba ser reinterpretada en función de los cambios culturales y antropológicos en boga.

La Pregunta Reformada:

“¿Es posible que la Iglesia enseñe hoy doctrinas contrarias a las que ha enseñado anteriormente en materia de fe y de moral, ya sea por el Papa ex cathedra, ya sea en las definiciones de un Concilio Ecuménico, ya sea en el magisterio universal ordinario de los Obispos dispersos por el mundo (cf. Lumen Gentium, 25)?”

La Respuesta del Papa:

El significado de la palabra “reinterpretar” entendería como “interpretar mejor”. La divina revelación es inmutable y siempre vinculante, pero por humildad la Iglesia debe crecer en su comprensión, y en lo que ha afirmado en su Magisterio.  Los cambios y las culturales, aunque no modifican la Revelación, sino que estimular a explicitar mejor algunos aspectos.

Se subraya que lo que no puede cambiar es lo ha sido revelado “para la salvación de todos” (Dei Verbum, 7)., por ello la iglesia debe discernir constantemente entre aquello que es esencial para la salvación y aquello que es secundario o está conectado menos directamente con este objetivo. Al final, propuso la “jerarquía de verdades”, el hecho de que dará lugar a distintos modos de exponer la misma doctrina.

(b) La Bendición de las Uniones entre Personas del Mismo Sexo:

Dubium sobre la afirmación de que la práctica generalizada de bendecir las uniones entre personas del mismo sexo concuerda con la Revelación y el Magisterio (CEC 2357).

La Pregunta Reformada:

“¿Es posible que en algunas circunstancias un pastor pueda bendecir uniones entre personas homosexuales, sugiriendo así que el comportamiento homosexual como tal no sería contrario a la ley de Dios y al camino de la persona hacia Dios?

Vinculada a esta dubia es necesario plantear otra: ¿Sigue siendo válida la enseñanza sostenida por el magisterio ordinario universal, según la cual todo acto sexual fuera del matrimonio, y en particular los actos homosexuales, constituyen un pecado objetivamente grave contra la ley de Dios, independientemente de las circunstancias en las que tenga lugar y de la intención con la que se realice?”

La Respuesta del Papa:

La posición de la Iglesia sobre esto es muy clara, es que el matrimonio es una unión exclusiva, estable e indisoluble entre un varón y una mujer, naturalmente abierta a engendrar hijos. Asique, la Iglesia llama solo a esa unión “matrimonio”. La realidad de lo que la iglesia denomina como matrimonio es más que un mero “ideal”.

Pero la iglesia no es preocupada en jueces que solo niegan, rechazan, y excluyen, pero también en la caridad pastoral. Entonces, es dentro la prudencia pastoral de discernir adecuadamente si hay formas de bendición, que no transmitan una concepción equivocada del matrimonio.

Porque el pedido por bendición, lo que es un pedido de auxilio de Dios, puede ayudarnos para vivir mejor. Finalmente, las decisiones que, en determinadas circunstancias, pueden formar parte de la prudencia pastoral, no necesariamente deben convertirse en una norma.

Encuentra mas Artículos aquí: UNA COSA ÚNICA QUE LA EVOLUCIÓN Y LA CIVILIZACIÓN NO PUEDEN ELIMINAR

(c) La Autoridad del Sínodo de la Sinodalidad:

Dubium sobre la afirmación de que la sinodalidad es una “dimensión constitutiva de la Iglesia” (Const. ap. Episcopalis communio, 6), de modo que la Iglesia sería sinodal por naturaleza.

La Pregunta Reformada:

“El Sínodo de los Obispos que se celebrará en Roma, y que incluye sólo una escogida representación de pastores y fieles, ¿ejercerá, en las cuestiones doctrinales o pastorales sobre las que deberá expresarse, la Suprema Autoridad de la Iglesia, que pertenece exclusivamente al Romano Pontífice y, una cum capite suo [junto con su cabeza], ¿al Colegio de los Obispos (cf. c. 336 C.I.C.)?”

La Respuesta del Papa:

La iglesia es “misterio de comunión misionera”, aunque esta comunión no es solo afectiva o etérea, sino que necesariamente implica participación real; que no solo la jerarquía sino todo el pueblo de Dios de distintas maneras y en diversos niveles pueda hacer oir su voz y sentirse parte en el camino de la Iglesia. Desde este punto, podemos poner que la sinodalidad, como estilo y dinamismo, es una dimensión esencial de la vida de la Iglesia.

(d) La Ordenación de Mujeres:

Dubium sobre el apoyo de pastores y teólogos a la teoría de que “la teología de la Iglesia ha cambiado” y, por tanto, la ordenación sacerdotal puede conferirse a las mujeres.

La Pregunta Reformada:

“¿Podría la Iglesia en el futuro tener la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, contradiciendo así que la reserva exclusiva de este sacramento a los varones bautizados pertenece a la sustancia misma del sacramento del Orden, que la Iglesia no puede cambiar?”

La Respuesta del Papa:

Según Lumen Gentium, 10: “El sacerdocio común de los fieles y el sacerdocio ministerial difieren esencialmente”. Entonces, no es por grado, lo que implique considerar sacerdocio común de los fieles como algo de “segunda categoría” o de menor valor, sino que ambas formas de sacerdocio se iluminan y se sostienen mutuamente.

La Iglesia, en búsqueda del modo definitivo para afirmar la imposibilidad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, no está de ningún modo despreciando a las mujeres o otorgando un poder supremo a los varones. San Juan Pablo II, Christifideles laici, 190, dice que “nos encontramos la potestad sacerdotal en el ámbito de la función, no de la dignidad ni de la santidad”.

(e) La Absolución Sacramental:

Dubium sobre la afirmación “el perdón es un derecho humano” y la insistencia del Santo Padre en el deber de absolver a todos y siempre, de modo que el arrepentimiento no sería una condición necesaria para la absolución sacramental.

La Pregunta Reformada:

“¿Puede recibir válidamente la absolución sacramental un penitente que, aun admitiendo un pecado, se niega a manifestar, de cualquier modo, la intención de no volver a cometerlo?”

La Respuesta del Papa:

Reafirma que el arrepentimiento es necesario para la validez de la absolución sacramental, e implica el propósito de no pecar. Sin embargo, nos falta la matemática para descifrar el corazón de cada penitente. También, los sacerdotes no son dueños, sino que humildes administradores de los sacramentos para ayudar la vida espiritual de las personas.

Subraya, también, que debe quedar claro que todas las condiciones que habitualmente se ponen en la confesión, generalmente no son aplicables cuando la persona se encuentra en una situación de agonía, o con sus capacidades mentales y psíquicas muy limitadas.

Sínodo de la Sinodalidad
Sínodo de la Sinodalidad

Referencia Primaria:

https://www.aciprensa.com

2 thoughts on “Preliminares del Sínodo de la Sinodalidad y Las 5 Dudas de Los Cardenales”

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top